Normativa sobre agua caliente sanitaria – ¿Dónde es obligatoria?

En la actualidad, el suministro de agua caliente sanitaria (ACS) se ha convertido en un elemento esencial en nuestros hogares, así como en nuestros lugares de estudio y trabajo. Aunque aún existen edificios en nuestro país que carecen de sistemas fijos de calefacción o refrigeración, la cobertura para la producción de ACS alcanza el 100%

Si una instalación de agua caliente sanitaria no se diseña y mantiene adecuadamente, puede representar un riesgo de proliferación de la bacteria Legionella.

En este artículo, exploraremos la normativa española en este ámbito, así como las obligaciones que impone a propietarios y gestores de inmuebles.

Normativa sobre agua caliente sanitaria en edificios

Legislación nacional

En España, el suministro de agua caliente sanitaria está regulado por una serie de leyes y decretos que garantizan su calidad, seguridad y accesibilidad. La legislación nacional establece los estándares mínimos que deben cumplir los sistemas de agua caliente en todos los edificios, ya sean residenciales, comerciales o industriales.

Las nuevas normativas europeas y nacionales, específicamente la Directiva Europea del Agua 2020/2184 y el Real Decreto 3/2023 en España, tienen como objetivo mejorar la gestión y calidad del agua destinada al consumo humano, lo que implica cambios significativos en la eficiencia energética, uso del agua y equipos de tratamiento.

Además, el Real Decreto 3/2023 establece criterios técnico-sanitarios para la calidad del agua de consumo, su control y suministro, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030. Aplica a instalaciones prioritarias como hospitales, hoteles, colegios, centros penitenciarios e instalaciones deportivas cubiertas, exigiendo la elaboración de un Plan Sanitario de Agua (PSA) que incluya un Plan Sanitario de Legionella (PSL) según el RD 487/2022.

Normas de construcción

El diseño de las instalaciones de Agua Caliente Sanitaria (ACS) en España está regido por el Reglamento de Instalaciones Térmicas de la Edificación (RITE). Durante esta fase, se siguen procedimientos habituales de diseño, enfocándose en la selección del equipo y sus características técnicas.

Selección del Equipo:

  • Todos los sistemas, equipos y componentes deben diseñarse para soportar tratamientos de choque térmico a 70 ºC.
  • Se calcula la instalación para mantener una temperatura mínima del agua de 50 ºC en todos los puntos, requiriendo aislamiento térmico de equipos y tuberías.
  • Los equipos y aparatos en reserva deben aislarse con válvulas de cierre hermético y contar con una válvula de drenaje.
  • Los depósitos deben tener una relación altura/diámetro elevada para evitar la estratificación del agua.
  • Se recomienda la instalación de dispositivos de filtración en puntos terminales para retener bacterias, especialmente en instalaciones de alto riesgo.
  • Se prefieren difusores de baja aerosolización en elementos terminales.

Características Técnicas:

  • Materiales resistentes al contacto con agua de consumo humano, capaces de resistir desinfección con cloro u otros desinfectantes.
  • Equipos y componentes accesibles para mantenimiento y desinfección, con depósitos de acumulación dotados de boca de registro.
  • Redes de tuberías con válvulas de drenaje en puntos bajos y depósitos con válvula de desagüe en el punto más bajo.
  • Conducciones diseñadas para evitar estancamientos de agua y asegurar una circulación adecuada, con restricciones en la longitud y volumen de agua almacenado en tramos sin circulación.

Requisitos de seguridad e higiene

Los requisitos de seguridad e higiene son aspectos críticos de la normativa sobre agua caliente sanitaria. Estos requisitos están destinados a prevenir riesgos para la salud, como la proliferación de bacterias patógenas y la contaminación del agua. Entre las medidas de seguridad e higiene más comunes se incluyen la instalación de sistemas de desinfección, la limpieza y desinfección periódica de los equipos y la capacitación del personal en prácticas seguras de manejo del agua.

  • Para las instalaciones sin elementos que produzcan aerosoles, se recomienda realizar al menos una vez al año una analítica de Legionella y, en caso de detección, proceder a una limpieza y desinfección según protocolos establecidos.
  • Para instalaciones con duchas u otros elementos que producen aerosoles, se sugiere limpiar anualmente los elementos desmontables con soluciones desinfectantes apropiadas y realizar análisis de Legionella con periodicidad mínima anual. En caso de detección de Legionella, se debe realizar una desinfección de la red completa de ACS.

Lugares donde es obligatorio separar agua caliente sanitaria

La separación del suministro de agua caliente sanitaria es obligatoria en diversos contextos, con el fin de garantizar la calidad y la seguridad del agua utilizada para fines sanitarios. Algunos de los lugares donde es obligatorio separar el agua caliente sanitaria incluyen

Edificios residenciales

En los edificios residenciales, es común que el agua caliente sanitaria se suministre de forma independiente del agua fría y otros sistemas de agua. Esto permite controlar la temperatura y la calidad del agua destinada a fines sanitarios, como la higiene personal y la limpieza del hogar.

Edificios comerciales y públicos

En los edificios comerciales y públicos, la separación del suministro de agua caliente sanitaria también es obligatoria en muchos casos. Esto se debe a la necesidad de cumplir con normativas específicas de salud pública y garantizar la seguridad de los usuarios, especialmente en entornos donde el riesgo de contaminación del agua es mayor.

Instalaciones industriales

En las instalaciones industriales, donde se utilizan grandes cantidades de agua caliente para procesos de producción o limpieza, la separación del suministro de agua caliente sanitaria es fundamental. Esto ayuda a prevenir la contaminación cruzada entre el agua destinada a fines industriales y la utilizada para fines sanitarios, garantizando la seguridad de los trabajadores y la calidad del producto final.

Cumplimiento de la normativa y responsabilidades

En España, el cumplimiento de la normativa relacionada con los sistemas de Agua Caliente Sanitaria (ACS) es fundamental para garantizar la seguridad y la calidad del suministro en los edificios. Esto implica una serie de responsabilidades tanto para los propietarios como para los gestores de oficinas o comercios, que incluyen inspecciones periódicas, certificaciones y un mantenimiento adecuado.

Inspecciones y certificaciones

Las inspecciones periódicas son cruciales para verificar el estado de los sistemas de ACS y asegurar su cumplimiento con la normativa vigente. Estas inspecciones suelen ser realizadas por organismos especializados o por autoridades locales, según lo establecido por la legislación. Se recomienda que estas inspecciones se lleven a cabo al menos una vez al año, aunque la frecuencia puede variar según el tipo de edificio y el uso de los sistemas de ACS.

Además de las inspecciones, existen certificaciones que acreditan el cumplimiento de los estándares de calidad y seguridad. Estas certificaciones pueden ser requeridas por las autoridades competentes o por los propios propietarios como garantía de que los sistemas de ACS cumplen con los requisitos legales y ofrecen un nivel adecuado de seguridad para los usuarios.

Edificios comerciales y públicos

  • Mantenimiento regular: Los propietarios y administradores de edificios son responsables de garantizar que los sistemas de ACS se mantengan adecuadamente. Esto implica realizar inspecciones periódicas, llevar a cabo el mantenimiento preventivo y reparar cualquier avería o problema detectado.

  • Prevención de riesgos sanitarios: El agua caliente sanitaria puede representar un riesgo para la salud si no se maneja correctamente. Los edificios comerciales y públicos deben cumplir con las normativas de calidad del agua, como la prevención de la legionelosis, mediante la implementación de medidas de control y tratamiento del agua.

  • Eficiencia energética: Los sistemas de ACS deben diseñarse y operarse de manera eficiente para minimizar el consumo de energía y reducir el impacto ambiental. Esto puede implicar el uso de tecnologías de calentamiento de agua más eficientes, como calderas de condensación o sistemas de energía solar térmica

Mantenimiento y renovación

El mantenimiento regular de los sistemas de ACS es fundamental para garantizar su eficiencia y durabilidad a lo largo del tiempo. Se recomienda que los propietarios y gestores de edificios establezcan un plan de mantenimiento periódico que incluya la revisión de equipos, la limpieza de depósitos y tuberías, y la realización de pruebas de funcionamiento.

El tiempo aconsejado de mantenimiento puede variar según las características específicas de cada sistema y el tipo de edificio, pero generalmente se recomienda realizar inspecciones y mantenimiento al menos una vez al año. En el caso de edificios de uso intensivo, como hoteles u hospitales, es posible que se requiera un mantenimiento más frecuente.

Además del mantenimiento regular, los propietarios y gestores de edificios deben considerar la renovación de los sistemas de ACS obsoletos o ineficientes para mantenerse al día con la normativa vigente y aprovechar las últimas tecnologías disponibles. Esto puede incluir la actualización de equipos, la instalación de sistemas de control más avanzados y la mejora de la eficiencia energética de los sistemas existentes.

Sobre Huertacalor

El equipo de profesionales que forma parte de Huertacalor está formado en agua caliente sanitaria, combustión, calefacción y climatización.

¿Necesitas que te ayudemos? Ponte en contacto con nosotros y buscaremos la mejor solución para ti.